Ayer la alcoholera apagó su producción cuando la gente alzó la voz, cerró sus puertas cuando los focos se encendieron, callaron cuando las preguntas surgieron.
Ayer vimos un destello del futuro que cada vez está más cerca, el de un Barrio San Antón, la comunidad educativa, el de un pueblo, sin la lacra de esa factoría en nuestro corazón.
“Fuera, fuera, fuera la alcoholera”, la gente gritó desde la convicción. El 19 gritaremos otra vez, ¿Vais a dejar que os lo cuenten?
#LlueveCenizaEnVillarrobledo
Seguimos 👍✊✌️👌